Ecodiseño: Diseño sustentable y su impacto ambiental

industria del packaging y productos envasados se enfrenta hoy día con uno de los temas predominantes en el desarrollo de productos de consumo masivo: ¿Cómo deberán pensarse responsablemente los envases desde su concepción, para lograr de aquí en más el menor impacto posible en el medioambiente?

La industria del packaging y productos envasados se enfrenta hoy día con uno de los temas predominantes en el desarrollo de productos de consumo masivo: ¿Cómo deberán pensarse responsablemente los envases desde su concepción, para lograr de aquí en más el menor impacto posible en el medioambiente?

Esta corriente, conocida como Ecodiseño, es una nueva metodología para el diseño y desarrollo de productos industriales de consumo masivo, en la cual, el medio ambiente es tenido en cuenta desde el inicio, a la hora de tomar decisiones durante el proceso de ingeniería y desarrollo de productos como un factor holístico y cohesivo de los que tradicionalmente se han estudiado.

Las tecnologías sostenibles son aquellas que utilizan menor cantidad de energía, menor cantidad de insumos y recursos involucrados, no agotan las fuentes naturales de materia prima, no polucionan directa o indirectamente el ambiente y pueden ser reutilizados o reciclados al final de su vida útil. Este concepto esta ligado fuertemente al de Huella del Carbono, donde además de la utilización de tecnologías responsables, asociadas a una mejora en el proceso de diseño, también se debe evaluar de manera sistémica el impacto integral del Packaging a lo largo de todo el Ciclo de Vida, inclusive hasta su disposición final.

Bajo este marco, Teckdes (representante oficial de Dassault Systemes en Argentina, agencia de Investigacion y Desarrollo y especialista en soluciones estructurales de packaging) utiliza tecnología 3D aplicada a la gestión del ciclo de vida del producto, creando empaques socialmente responsables con el medio ambiente, en pos de contribuir con la cadena de valor extendida que garantice el desarrollo sustentable de los productos y por ende de sus clientes.

La utilización temprana de estas herramientas informáticas para la gestión del ciclo de vida del producto (PLM), permite simular rápida y criteriosamente los flujos más críticos de trabajo, los movimientos innecesarios en planta, la cantidad de recursos a utilizar en diferentes turnos de trabajo para una determinada producción, etc. logrando así disminuir los tiempos del proyecto en las diferentes etapas del mismo, lo que equivale a reducir el consumo de energía y por ende los costos.

De la misma manera, con soluciones para el diseño virtual se pueden identificar sustanciales mejoras estructurales, sin necesidad de incrementar el peso de los envases y sin necesidad de fabricar un prototipo físico, disminuyendo además errores propios del proceso de fabricación y el tiempo de diseño y desarrollo en un 40%.

Además, las soluciones de simulación virtual por elementos finitos (FEA) nos permitirán predecir y anticipar potenciales problemas en diferentes escenarios de estudio, típicos de un proceso de fabricación, como por ejemplo, el estibado de cajas durante el transporte, reducción de peso/material en un envase con el fin de beneficiar al medio ambiente. Si pensamos en el volumen de producción que requieren las grandes compañías de consumo masivo, notaríamos que una reducción mínima en cada envase se traduce en una gran reducción de plástico utilizado, lo que significará menor contaminación y por ende menor costo.
Estos tipos de tecnologías 3D contribuyen a la optimización del proceso productivo y a la simulación en tiempo real de cómo actúa el consumidor frente a las góndolas, para adaptar el envase a su situación de compra y posterior uso, lo que muestra que no solo el daño del medio ambiente puede ser disminuido sino que, estas soluciones también pueden ser un muy buen apoyo a la estrategia de marketing y de responsabilidad social empresaria.

Es importante tener en cuenta que en la actualidad la responsabilidad social es una práctica exigible, no por leyes que fuercen las buenas prácticas de las empresas, sino por reglas tácitas impuestas por la sociedad, las cuales exigen en sí una mayor responsabilidad y cuidado por el medio ambiente.